Archivos

Esa mujer no me quiere

 

ESA MUJER NO ME QUIERE.

 

(Poema dedicado a un amigo que se quejaba por la falta de correspondencia amorosa de una mujer)

 

 

Esa mujer no me quiere.

Lo he intentado todo.

He cambiado de perfume,

de peinado, los hábitos;

me he vestido

como su dandy favorito.

Esa mujer no me quiere.

Ella espera a un príncipe azul.

Me olvidé de la rana

que fui en los charcos del pasado.

Le envié flores rojas,

postales amarillas,

bombones de licor

rellenos de granadina.

Esa mujer no me quiere.

Entremezclé mis caricaturas

en sus paquetes de caramelos.

Le regalé la luna

con cuentagotas.

Le escribí cartas de amor,

de odio,

de informaciones varias,

en cursiva, en gótica, en imprenta,

colgué anónimos mensajes

en sus ventanas y silencios

porque le recordaran mi nombre,

y se dibujara en sus labios

la sonrisa.

Esa mujer no me quiere.

Fueron inútiles los versos pasionales

y la acústica intrumental.

Le fui fiel por naturaleza,

infiel por darle celos,

arañé a golpes el portal de su cuarto,

dejando diabólicas cicatrices

en la madera.

Esa mujer no me quiere.

Caminé por las cornisas.

Malvendí mis caprichos

al viento de agosto

por seguirla.

Le enseñé groserías

a su loro americano.

Leí los libros de su biblioteca.

Esa mujer no me quiere.

Soy alto, joven, guapo y elegante,

según dicen.

Hago deportes. Tengo un gran empleo.

Meneo las caderas al bailar.

Un buen partido.

Esa mujer no me quiere.

Me lo ha dicho mil veces.

-No te quiero.

-No te quiero.

-No eres para mí.

-Véte.

Le compré un anillo de brillantes,

que rechazó sin sorpresa

ni compromiso.

Perdí mis ahorros por ir tras su pastura.

Me arrastré a sus pies, por los países,

me subí a su cima

y naufragué en sus huracanes.

Esa mujer no me quiere.

Muchas bellas mujeres

me adoran,

me asedian expectantes,

me acarician el cuello

con ternura o lujuria.

Muchas bellas,

no tan bellas,

muchas maravillosas mujeres

rubias o morenas,

bajan mis pantalones

con los dientes,

con sensual desparpajo,

me susurran palabras

que guardaré solamente para ella,

la que no me quiere,

para su estéril corazón de arpía…

porque esa mujer,

damas y caballeros aquí presentes,

no me quiere ni me querrá jamás;

pero yo la quiero

y no puedo olvidarla

ni por un minuto.

 

 

en la ducha

 

 

La calesita

12316656_939680236126288_6416435941442891607_n

LA CALESITA.

 

 

 

(Palabras prevertsibles)

 

 

 

Los piratas chapuceros de Occidente.

 

Los que ocultan la daga

 

y exhiben la piedra.

 

Las grietas del carrusel anónimo.

 

Las plumas de un gorrión descolorido.

 

Los despojos del organillero.

 

Las palabras del coloquio

 

y las cifras del Purgatorio.

 

Los amantes del cañón.

 

Las banderas del dueño del circo.

 

Los payasos del circo.

 

La arcilla de los profetas pesimistas.

 

El pundonor de los sobrealimentados.

 

Mary Poppins y el deshollinador.

 

La hidalguía de los laureados equilibristas.

 

La copa vacía.

 

El espejo que quiebra la fe

 

con verdades de panteón recíproco.

 

En síntesis,

 

todo aquello que me recuerda la muerte

 

y Usted.

de Nimiedades

II-
Salvación por la sangre y por las letras,
que han ungido milenios de esperanza,
acordando rezar que por milagro
aparezca algún Ser a redimirlos
ignorando la esencia en lo Creado,
la pura Libertad, que nos regala
el Dios incomprendido que nos une.
III-
Yo que he despilfarrado la Palabra,
me consumo en el fuego del silencio.
Pasión, tormenta y luz de mis escombros.
Tragedia viva con final feliz
de statu quo, por pulir el ripio
y buscar el socorro en un mundo mensurable,
asible a los sentidos, mercantil y evasivo.
camaleon

Año nuevo, camaleones.

Comenzamos el año con un nuevo proyecto.

PARA UNIRTE A NUESTRA COMUNIDAD DE EL CAMALEÓN FATIGADO SE PUEDEN ENVIAR PARTICIPACIONES de tus LIBROS PUBLICADOS U OBRA REGISTRADA a:

elcamaleonfatigado@gmail.com

 

Por facebook a la página principal

https://www.facebook.com/elcamaleonfatigado/  
a la cuenta de Ange Camaleón Fatigado
a la cuenta de Lu Folino Avellaneda

 

Por twitter a las cuentas @aliasdiletante, @ Lu Folino Avellaneda @leonfatigado

Artes literarias · 11 Me gusta
Foto de El camaleón fatigado.
El camaleón fatigado

No ejercemos censura, consideramos que la autocrítica del artista que ha hecho el esfuerzo de emprender y sostener su arte contra todo pronóstico es suficiente mérito como para difundir la obra seleccionada.

No publicamos autores consagrados por el canon comercial de la industria de la cultura, ni vivos ni muertos.  No porque no los leamos, sino porque ya tienen mucho espacio en las redes.

Nuestro empeño y esfuerzo está enfocado en detectar las vetas de oro entre la arena dorada, de quienes puedan llegar a trascender su tiempo pese a la incomprensión del mercado y ser considerados los fieles exponentes de la creación original en un futuro no demasiado lejano.

Envianos una brevísima reseña  con los datos personales (si es seudónimo, el habitual) y si lo deseas mail, teléfono, facebook, twitter, blog u otro modo de contacto con los lectores, dado que cerraremos los comentarios al público para evitar que se haga la rosca o se desvalorice con apreciaciones pajoleras tan comunes en internet.

Abrazos camaleónicos.

 

Lu

La lluvia

 

La lluvia

 

La lluvia es una branquia del molusco.

¿Es la lluvia una branquia o es una comodidad literaria

hablar de branquias y moluscos

para definir la lluvia

que cae de la rígida nube incandescente?

 

La lluvia se subvierte en metal metalizado.

¿Es la lluvia un metal metalizado?

¿No será esto una cacofonía temible

que opaca la tensión de la humedad?

 

La lluvia que conspira y nos impregna

como una partícula más del cuerpo penetrado

moja el cuerpo para embeberlo en lluvia,

ante una guarnición capaz

de ideas alocadas y obsoletas

en la trampa del invierno.

 

Va a merced de la vuelta de timón

que hace remolino

para huir del sol

que se enciende y se apaga

cada vez que tu mano

roza el sexo

que es la branquia del molusco

hundido en la llovizna ambigua

del desnudo idioma en el cenit de su gloria.

 

 

 

 

 

 

 

 

Lu

Queridos compas:

 

Cierro el ciclo con este poema inédito. Volveremos a cruzarnos el año próximo si Dios (o como quieras nombrarlo) nos asiste.

FELIZ NAVIDAD 2017

viaje a Madrid, Barcelona y Almería 078

por ejemplo, la palabra himno

El beso. René Magritte. Uno de los máximos exponentes del Realismo mágico.

Desnudo76-

 

 

 

 

 

 

POR EJEMPLO, LA PALABRA HIMNO.

 

 

 

Por ejemplo,

la palabra himno

desvanecida en grumos

al contorno de tu cuerpo.

No es igual

la verdad que la mentira.

La mentira acaba

en guerras,

miseria y traición.

Dirás que la verdad

no tiene importancia

que hay que deleitarse

con los placeres

de esta pobre vida

solitaria,

amor,

pero

¿cómo gozar con la injusticia

que pesa sobre estos nosotros

por la gélida infamia coronada?

La mentira no va con mi piel.

Tu torpe y homérica presencia

real va con mi piel.

Conspiremos

rasgando sílabas

como destellos.

Ni palabras ni cánticos

ni odas.