Anónimos en la red.

ANÓNIMOS EN LA RED

En las inconsistencias, apoyarse.

Paul Celan

 

 

 

Los anónimos son

desapacibles, medrosos.

El ofensor se dedica

a provocar la afrenta de incordiarnos.

A mitad de camino

entre rima y verso libre

el anónimo provoca

una leve ansiedad,

un estertor profundo.

Hipertensión.

Colapsos.

Hermenéuticas.

Hay algunos anónimos ilustres.

Hay otros con perlitas en los dedos.

Tienen saliva y boca de mujer,

pico de pato,

numismáticas, emblemas, estampillas.

Los anónimos son

vahajes en la puerta de un sepulcro

desconocido.

Alardes de bravura disfrazada.

Los secos esqueletos de la muerte

del alma.

Un silogismo de cobardes.

Una marcha garbosa.

Un zurcido en la falda.

El nombre del anónimo es el tuyo,

-quiera Dios o quiera el Rey de turno,

vulgar tragicomedia-.

Escrito lo imagino en tinta de arroz

a cielo abierto.

Tachado por las dudas.

Puerco espín coronado.

Crepuscular.

Ausente.

Significa lo mismo en cada gesto.

El modo de apoyar inconsistencias

La vana levedad del ser fluctuante.

Lo frágil, lo fugaz, lo vacilante.

La gota de rocío. La tristeza.

El tuyo es nombre de todos los nombres

de agónicos hatajos esparcidos

a fuerza de luchar en las tormentas.

Anónimo articula con Recuerdo.

Desata murrias o melancolías

en saga,

en línea recta o serpentina.

El mensaje va dentro del poema.

Desembocará anónimo en los ríos

de lágrimas selladas.

El poema carece de pronombres,

de motes, semejanzas y alusiones.

Desbroza el corazón, de toda laya.

El corazón anónimo cloquea.

Por no olvidarte, aquí, en esta noche

las letras se han quitado el apellido.

Estoy hundiéndome,

sumida en voces sin orquesta,

cumpliendo el sacerdocio de añorarte.

Cloc. Cloc.

Abriendo los correos,

ahuyentando las firmas.

Saltando los escollos, como charcos.

Cloc. Cloc.

Deseando que sea día de sol endomingado.

Es un trabajo duro.

Lo siento. Estoy exhausta.

 

 

 

Alexander Rodchenko, Stairs (Lilya Brick), 1930

 

Foto de Alexander Ródchenko

Aleksandr Mijáilovich Ródchenko (San Petersburgo 5 de diciembre de 1891 — Moscú, 3 de diciembre de 1956) fue un escultor, pintor, diseñador gráfico y fotógrafo ruso catalogado como de los artistas más polifacéticos de la Rusia de los años veinte y treinta. Fundador del constructivismo ruso. 

4 pensamientos en “Anónimos en la red.

    • Muchas gracias, Eva.
      Estuve trabajando en la revista El Camaleón Fatigado. Arrancamos en marzo y está destinada a autores con libros editados y lectores que apoyen nuestro movimiento a favor de la recuperación del hábito de lectura en papel para gozar de una nutrida biblioteca.
      La participación es gratuita, así como la lectura. Los escritores pondrán sus contactos reales para incitar al intercambio entre pares, sin pasar por la cruda selección del amiguismo político, ideológico o empresarial.

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.