La orquesta del Titanic

 

La orquesta del Titanic no se cansa

de andar por estos mundos sin sorpresa,

le gusta a la manada la represa

de estar en el lugar con fiera o mansa

 

letrística, en la noche donde avanza

con frío o con calor la estéril presa

que insiste con cobrarle a aquesta empresa:

la magia, el desdoror, la contradanza.

 

Y mientras tocan los carabineros

en viejas despedidas de solteros

el aire se asemeja a una tormenta;

 

el viento había soñado en duermevela

el nombre de la voz que desconsuela

al grupo embaucador que la alimenta.

 

 

Lu
angelici coti

 

Cualquiera de estos dos señores podría mandarme a la RAE, en primera, con aplauso, medalla y beso y sin concurso de oposiciones y antecedentes. Lástima que no soy hermana de ningún ministro.

Son DANIEL ANGELICI Y ENRIQUE “COTI” NOSSIGLIA.