Pero soy mortal, y eso ayuda /Nadie escucha // (de Bíblica)

Pero soy mortal, y eso ayuda / Nadie escucha // (de Bíblica)

 

5.-

 

En la babel turbulenta

hay una jerga incomprensible.

 

Los caprichos egoístas

traquetean azarosos.

 

La lengua es un cartílago

y al igual que los músculos

debemos entrenarla.

 

Me acusan de herejía los políglotas.

Pero soy mortal, y eso ayuda.

 

 

 

 

6.-

 

Se intercalan palabras entre dos comentarios.

Nadie escucha lo que el otro dice.

Nadie quiere escuchar lo que el otro dice.

 

Ninguno está dispuesto

a limpiar  sus herramientas marciales,

sucias de la pólvora que ha contribuido

a justificar sus existencias.

El odio es tan finito como

las cámaras secretas de Sumeria.

 

Los pueblos diezmados

habitan en la sospecha

de las nobles intenciones

y en simulacros fatuos  (o fatuos simulacros)

de  espíritus rastreros.

 

 

turquesa
El poema 5 termina con una respuesta que me dio  Gallego Rey y que me parece muy afortunada.

 

El penúltimo verso deja abierta la duda de cómo debería escribir ¿simulacros fatuos o fatuos simulacros?  La idea es la misma pero dudo sobre la afinación del verso.

 

La ilustración es mía (referida a la letra de la canción que traduje para el disco de Lorenzo: La falta turquesa)

2 pensamientos en “Pero soy mortal, y eso ayuda /Nadie escucha // (de Bíblica)

  1. Excelente respuesta. Me gustó mucho lo de la musicalidad de la estrofa.

    En el primer momento pensé en la estrofa de heptasílabos y me arrepentí. ¿Por qué? No tengo idea. Encajaba demasiado perfectamente y mi intención era renegar de esos fatuos simulacros o simulacros fatuos,

    Sin embargo, con la revisión, y como bien dices, con el cambio de humor, la reescribiré como tú dices. Eres muy talentoso y sabes mejor que yo, que conviene a mi carrera poética (jajaja).

    Me gusta

  2. ¿Simulacros fatuos o fatuos simulacros? He ahí el dilema.

    En mi opinión con ambos consigues una musicalidad penetrante y el respeto a ese pulso continuado y embriagante que viene latiendo desde el principio de la estrofa, aun cuando el énfasis en la acentuación “musical” cambia de uno a otro caso… pero permuta sin incordiar ese pálpito que se ha venido sintiendo hasta el momento. En cualquier caso, dado que se trata de literatura y no de música el asunto no deviene en polémica severa; como mucho acabará dependiendo siempre del ánimo del lector de turno… incluso cuando ese lector-de-turno sea el mismo autor. Un autor que no siempre va a disponer del mismo prisma de sentimiento las 24 horas del día, los 7 días de la semana; ergo… a cada lectura, el poema le propiciará sensaciones y reacciones distintas. O, a servidor al menos, le ocurre de ese modo.

    Porque en el caso de tratarse de la estrofa para una pieza musical invitaría incluso a omitir algunas sílabas. Véase:

    [ Los pueblos diezmados
    habitan la sospecha
    de nobles intenciones
    y simulacros fatuos (o… ‘fatuos simulacros’)
    de espíritus rastreros. ]

    Y así todo encajaría en el ritmo de la canción. Ni siquiera de tal modo cambia el talante (y talento) de la pieza al optar por ‘simulacros falsos’ o ‘falsos simulacros’. Pero como no es el caso, tampoco es cuestión de hacer de la poesía un dilema matemático.

    Sin embargo es cuando uno se plantea este tipo de “minucias” cuando más se siente uno involucrado con la letra, el discurso, la prosa y la poesía.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.