La muerte descompaginada

La muerte descompaginada.

A Mario Vargas Llosa.

¿Quién pudiera tener el tupé infame

de enfrentar a los viles poderosos

para darles la mano en la distancia?

Solo la muerte descompaginada.

Sus ritos y tonsuras.

¿Quién osa presagiar lo inevitable?

Vanidad como un vínculo de sangre.

Está el mundo entre cosas cardinales

rumiando en las orejas de los cuerdos

la nueva negación del andamiaje.

No abrigan  ocasión los avatares

de ser su propia esencia sin legajo.

El cráneo está en la nuca del hermano,

la boca para el verbo repetido.

Los que nacen y crecen son los mismos

esclavos, de repente arrepentidos.

Les remuerde la historia y la hipertrofian

como el escarabajo que no llega

a ocultar su alimento desastroso,

los tímidos, funestos guardabarros,

que niegan lo que saben por exceso.

La hora del dolor,

las tibias horas

del alba o el albor,

de la alborada,

sollozan con gargantas anhelantes.

El monstruo tiene miedo del fantasma,

la luna se recubre con banderas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lu
Poema publicado en mi tercer libro:  “Venas al Menudeo”.

Es raro el orden en el que publiqué algunos poemas, la elección que hice de los mismos. Sé que hoy lo haría de otra manera, desecharía varios y compartiría otros que merecen mejor fortuna que la página blog. Se aprende sobre la marcha y “si sucede, conviene”.

Subo algunas fotos que ni siquiera comparto en facebook porque estamos entre amigos, somos pocos y no corro riesgos de ser crucificada por esto.
Como soy muy poco fotogénica porque las fotos me ponen tensa, trato de sonreír para aliviar el malestar que implica que una cámara digital nos robe el alma.
Sepan perdonar.

912331

7 pensamientos en “La muerte descompaginada

  1. Lo que se escribió,
    fue otro quien lo hizo,
    en otro momento y lugar y
    cuando lo leo ,descubro, de nuevo ,
    que mi gusto cambió
    y ahora me produce susto.
    Bienvenida de nuevo Lucía. Odio salir en las fotos. Un abrazo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.