Tankas

 

Tankas

 

 

Recién casado

en la noche sin dueño

buscas tu alma.

No digas que está mal

cocer la carne cruda.

 

*

El muro ausente,

la imagen silenciada,

el ojo cínico,

la historia demandante,

el tempo de la  hierba.

 

*

 

Como una estrella

que aparta su mirada

también el mar

impide que sus olas

rasguñen tu figura.

 

*

 

La gratitud

de la interna plegaria

aguada en tinta.

Contra-Naturaleza

del más  puro vacío.

 

 

*

Confía en ti

eres lo definible.

La nada existe

porque no puede ser

nombrada sin temor.

vacío

 

Anuncios

8 pensamientos en “Tankas

  1. El tanka es un poema escrito en dos estrofas seguidas sin interrupción con una métrica de: 5-7-5-7-7 (treinta y un sílabas japonesas).
    Las primera (estrofa) está compuesta con los tres primeros versos y es el auténtico origen del haiku, con sus diecisiete onjis (sílabas japonesas) y separados de las dos últimas líneas recibiendo originariamente el nombre de hokku.
    Tiene en el tercer verso -el pivote- este debe contener palabras que enlace imágenes en el kami-no-ku (o verso superior) y el shimo-no-ku (o verso inferior).
    el Tanka lo creo Masaoka Shiki.
    Por lo tanto, tus poemas son preciosos, pero no son tankas, ya que tienen la métrica, pero no pivote. Espero que no te moleste que te lo diga, me encanta la poesía japonesa y disfruto mucho leyéndola.
    Un abrazo de luz.
    Haijin María.

    Le gusta a 1 persona

    • Muy buena explicación Elficarosa. Me gusta mucho la crítica a mis poemas y la aprecio porque me enseña un montón.
      En este caso, el pivote intenté ponerlo en alma, ojo, mar, aguada y nada. Traté de buscar la conexidad interna entre los tankas y nombrar la nada del modo en que no puede ser nombrada sin miedo a caer en el puro vacío de la Naturaleza, el tempo de la hierba. El ojo es cínico en la medida que silencia la imagen y aparta su mirada como una estrella. La pulsación del conflicto está dada entre quienes critican la humanidad como parte del problema de la creación (no digas que está mal cocer la carne cruda), y quienes agradecemos la palabra como expresión de la divinidad. No niego que es un poema dictado por mi fe (soy una creyente confesa) y al mismo tiempo, de ahí la ambivalencia, una racionalista crítica. Como bien sabes, no podemos escribir sin expresar nuestro verdadero sentimiento íntimo (ni siquiera un personaje imaginario). Las olas del mar también prefiguran el mar, pero este impide que lo rasguñen.
      Sinceramente agradecida por tu aporte. Otro abrazo.

      Me gusta

    • Así es carlos. Me encanta la poesía japonesa y muchas veces he escrito haikus, tankas. No es tan fácil como parece. Hay mucho que aprender.
      Estas forman parte de mi libro inédito: Cruzamientos y aspavientos.
      Un beso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s