Archivo | junio 2017

(cerrado por vacaciones)

Quiero contarte que esta semana emprendo un viaje a España e Italia. Estaré fuera de mi hogar hasta principios de septiembre de este año.  Como no llevo mi ordenador de escritorio a cuestas y me hace falta mi lugar y  tiempo y espacio para crear, corregir o subir entradas,  descansaremos (ustedes y yo) durante el verano europeo. Además, con las temperaturas que están soportando allí, muchas ganas de compu no dan.
Leeremos en la playa, en el campo, en la ciudad o en la sierra  utilizando ese otro gran invento de la tecnología que es el libro de papel y escribiremos en servilletas, de ser posible.
Nosotros, los argentinos decimos: te voy a extrañar. En España dicen: te echaré de menos.
Bueno, ambas cosas por igual.
Sean felices.
Un abrazo.

Lu

mujer

 

 

Anuncios

El mochuelo de Minerva

LA LECHUZA DE MINERVA o EL MOCHUELO DE MINERVA

En la vida lo principal es explicarse.
De la cárcel se sale vivo, de la guerra no.

Ferdinand Celine (Viaje al fin de la noche).

No hay una sola palabra en este mundo

que merezca quedar en la memoria.

Los hombres son de paso,

sus lenguajes

se extinguen, se bifurcan, se matizan.

Se fragmenta la vida en divergencias.

No ejerce Dios fuerza gravitatoria.

La realidad de ensueño enajenada

carece de sentido.

El sermón no trasciende a los espíritus.

El alma no consigue definirse

en su clarividencia.

Durante algún tiempo tendré

que seguir exorcizando blasfemias,

tirando del ovillo,

tratando mal de aparentar cordura

cuando toca vivir

y perder pista.

La poética agoniza a manu propria

Prescribiré su desengaño

a medida que lo recuerde,

con hebras sueltas o articulaciones

como si el ruido de mi voz

emitiera la música genuina

de huríes extenuadas.

¿Quedarán paraísos en el fuego?

¿Es posible reconocerlos

sin una dimensión retórica?

Flexiono y estiro mis vértebras

mientras me voy deshaciendo

con una desmesura truculenta

hasta la liberación de la heurística

e invado escuelas

con arte de fantasma emparedado. 

 

911624Mochuelo Atenea

 

LA LECHUZA DE MINERVA, METÁFORA HEGELIANA SOBRE LA FILOSOFÍA.

Mi novia en el cementer(i)o

 

Para salir de la rutina literaria, hace unos cuantos años escribí un rap. En esa época el reggaeton no era ni una moda pasajera. No existía. Debería haberlo vendido como canción pero me parecía que era disonante.  En fin, otro error estratégico que deberé asumir como parte de mi negación inconsciente a ser multimillonaria como los cantantes de la cultura popular.

 

novia cementerio

 

 

 

 

 

 

MI NOVIA EN EL CEMENTER(i)O.
RAP.

Me pica la espalda, me pica y me rasco,
me tomo una birra, escupo saliva,
¿eso te motiva?
me tiro un eructo y no me doy asco,
me subo a la moto, me tiño el cabello,
con cincuenta aritos me engancho el pellejo
y encuentro a mi chica,
en un cementerio, muerta de la risa,
pero muerta enserio
no te la imaginas, tan pálida y sucia
comida de hormigas.
¡Ay! como me mola hacerle el amor,
vestida de negro, con todo ese hedor.
Mi novia es la ostia,
del Santo Señor
Y yo un monaguillo que en misa blasfemo,
contando pecados
de sexo y veneno. El avemaría
canto en alemán con la panza fría
después de gozar.
¿Qué está demacrada mi novia la gorda?
Hombre que te calles, que no has visto nada.
Le sale esa espuma por la boca negra,
parece cerveza tirada en el bar,
con los ojos fijos y las manos tiesas
Ay como me gusta a mi muerta follar.
La dejo en la tumba bajo su mortaja,
si vieras que linda se queda la maja,
y me voy al dancing donde espera Juana,
que, si no lo sabes, se trinca a tu hermana,
¿qué es degenerada?
Si la muy putita
te cobra unos euros y todos contentos
fuman marihuana, pero yo me abro
mejor la heroína con coca y geniol.
¿Te suena macabro
que yo sea un border?
Mi madre me dice que seré abogado,
me visto de luto, me parezco a un cuervo,
me sudo tatuajes en cualquier costado.
Y ya en el boliche donde soy el barman
preparo los tragos, si mal no me acuerdo,
porque te imaginas, que en mi ebrio estado
voy lleno de mocos. Mis dedos escarban
las fosas nasales, y sirvo las copas
medio alucinado. Que me griten cerdo
tantos parroquianos, me deja impasible
si es que soy digamos… tonto como un opa,
pero nada ganan, estos tíos lerdos
porque mientras braman
que “esto es increíble”,
me tiro unos gases, que son del recuerdo
y la policía entra de repente
que no tienen horas, nunca es suficiente,
mis clientes lloran, narcodependientes
dado que en los tigres, fornican dementes
que contrato al precio de pocas monedas
para lavar baños. Sea como sea
muy pocos se quejan de mis refrigerios.
Dios sabe que nunca me transo una fea;
mi novia pelada es mi melopea,
que muerta me aguarda en el cementerio.
Y cuánto la quiero a mi descabellada,
calva como un culo de princesa real,
sus huesos rechinan, con tanto improperio
que le lanzo a ciegas a la desgraciada
No está nada mal.
Me duermo en su tumba rodeado de bichos,
bien abrazaditos, y sin entredichos
Nunca iré al altar, Ni falta que hace.
Que tanto desguace, fuera de su nicho,
no me prive el goce, de mi bien besar.
Firma el susodicho: Loquito de atar.

Tankas

 

Tankas

 

 

Recién casado

en la noche sin dueño

buscas tu alma.

No digas que está mal

cocer la carne cruda.

 

*

El muro ausente,

la imagen silenciada,

el ojo cínico,

la historia demandante,

el tempo de la  hierba.

 

*

 

Como una estrella

que aparta su mirada

también el mar

impide que sus olas

rasguñen tu figura.

 

*

 

La gratitud

de la interna plegaria

aguada en tinta.

Contra-Naturaleza

del más  puro vacío.

 

 

*

Confía en ti

eres lo definible.

La nada existe

porque no puede ser

nombrada sin temor.

vacío

 

La prisionera

casa

1

La prisionera.

Si abrimos una puerta y descubrimos
que somos prisioneros del siguiente
mandato de la Ley y su expediente,
la ciega frustración de nuevos timos

nos hace recordar que fuimos primos,
en este universal y permanente
sentir que la ambición es diferente
del modo de vivir que compartimos.

Se agita como el mar nuestra inocencia.
El afluente del río desemboca
su inquietud en la atmósfera aparente

de entradas y salidas. La conciencia
es deseo del deseo. Tu boca
ocupa cada espacio de mi mente.

2
Confusa y agitada mi desdicha,
aunque admire otro cielo transparente,
en el próximo estadio, de repente,
se niega a abandonar la calma chicha.

En la ruleta humana cae la ficha,
que elige ganador entre la gente
que bulle y que propaga la simiente
del dogma redactor contra la dicha.

¿Qué sabe del amor la cobardía?
¿Qué intuye de pasiones la renuncia?
El miedo es el motor de la pereza.

El tedio, promotor de la homilía.
Si Dios no admite la Verdad que enuncia,
¿quién vendrá a empolvarnos la tristeza?

Sexo y poder

SEXO Y PODER.

Un sinfín de esmeraldas delirantes,

un barco, una avioneta, cien hectáreas,

imágenes cambiadas por brillantes.

Mejor que cien hectáreas mil hectáreas.

Dinero en abundancia. Caja Fuerte,

sudores a mis pies de porcelana.

Bendito culo que me dio esta suerte

de trocar abalorios de gitana.

¿Qué habrá que hacer? ¿A qué hora nigromante

ser hembra, mariquita, falso amante,

mujerzuela de Sade o prostituta?

La ambición pornográfica es mi ruta

del placer al poder escalofriante,

que tarifo con versos de permuta.

De mi libro: VEINTE SONETOS PORNOGRÁFICOS Y UNA PASIÓN ESTRAFALARIA (lo rebauticé como Veinte sonetos y una pasión)sexo y

La rosa de Dalí

LA ROSA DE DALÍ.

 

rosa

Ella veía el mundo a través de sus ojos.

Fumaba un cigarrillo.

Gimoteaba la herida.

Despertaba entre sueños

rescatando improperios y miserias.

Patinaba entre pisos de escayola y espanto

impermeable a las horas

del terror presagiado por su ausencia infinita.

El día de los Santos anunció la partida.

Perdióse en la ebriedad de soledades

de infiernos estentóreos,

a tientas de sus hombros en la jaula vacía.

El páramo es botella, cristal de negra hechura,

especular rebudio

de un jabalí que se ha ido.

Desvaneciendo el día

en felicidades huecas

se cierne en la fatiga del lagrimal reseco.

La pena prematura desemboza y jadea

en un lecho de mosto, en un gesto de sombras

por la aciaga leyenda.

El pecho se detuvo:

La rosa yace yerma.

El vientre de un amor sin sumario

agoniza en el cielo

de sangrienta mandíbula,

en la eterna escalera.

 

 

 

 

Buenos Aires, 5 de julio de 2008