Amor con fecha de vencimiento

Amor con fecha de vencimiento

 

Amor con fecha de vencimiento.

Cuando se conocieron
Mili tenía 47 octubres encima
y Juan no más de 16.

Los unió la experiencia y la bravura,
la fealdad de uno,
la belleza de la otra
y el horizonte
que haría estragos en el chiquillo
destinado a vivir en la miseria.

Se amaron con pasión,
por decir con locura o picardía,
compartieron monedas y billetes,
criterios, lealtades
y un pastor alemán,
a sabiendas
de que el de ellos era un amor
con fecha de vencimiento en la solapa.

Pasaban los años
como gotas de lluvia de verano,
sin turbarlos.

El pequeño Adán
se fue tornando golondrina.
La luz de la fortuna de su novia
iluminaba el rostro
del galán con birrete de marino.

La apuesta les duraba
contra cualquier pronóstico
a sabiendas
de que toda felicidad caduca
con el tiempo.

Una noche que estaban en la gloria,
dormitando
bajo el signo de la estrella del Sur,
embebidos de sed,
acurrucados,
tendidos en la arena
de humedades rotas,
se cerraron los párpados del hombre
para siempre jamás.

Juan tenía 47 años
y Mili apenas 16
cuando se amaron
a pesar de las fosas y los cauces,

a sabiendas,
de que el de ellos era un amor
con fecha de vencimiento en la solapa,
de que toda felicidad caduca
con el tiempo.

Letra: Lucía Folino.
Música: Esdras Barbosa.

Anuncios

14 pensamientos en “Amor con fecha de vencimiento

  1. Cuando caducan antes los amantes, supongo que al menos perdurará su amor en un poema o en una canción. ¿Porque cambiaste las edades al comienzo y al final? Un beso.
    No, si ya sé que soy preguntón por demás.

    Le gusta a 1 persona

    • Muy observador. En principio pensé no cambiarlas, porque es la historia de Mili (47) y Juan (16). Me sorprendió que nadie se escandalizase por la diferencia de edad dado que él muere primero, pese a todo pronóstico. De ahí la fecha de vencimiento de un amor de esos que cuando uno los ve piensa: amor con fecha de vencimiento porque supone que no durarán demasiado. Al final, decidí invertir las edades, que para el caso es lo mismo y para que no se viese como un mensaje de ese feminismo duro que aspira a tener los mismos derechos que los hombres.
      Si está bien o mal para unos no debemos juzgar.
      De todos modos, la versión cantada no fue grabada y si algún día lo publicara quizás me atreva a revisar el estribillo de cierre y lo dejaría tal cual lo empecé, para mantener la homogeneidad de la historia y no complicar tanto el asunto.
      Me gusta que preguntes.
      Un beso.

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.