De igual a igual

De igual a igual

 

 

Caballera en ruinas ofrece habitación,

templanza y fortaleza, en pública subasta.

 

Atención: prostitutas,

anarquistas furiosamente troquelados,

empresarios permeables,

solemnes criaturas del patio de los pobres.

Ustedes son el faro de mi última demanda,

mecida por el viento en la áspera tormenta.

 

El humo inveterado está fuera de juego.

 

Hospitales grasientos desdibujan la sombra,

la pista y la celada.

 

De igual a igual reclamo la luz del conventillo,

vestida con andrajos y con la lengua floja

de mi andar insolente.

 

La gota del tintero

se esfumó en la cornisa de insulsas factorías vespertinas

y misales secretos anegados.

Mi casa está poblada por estatuas y adioses

apostada a la vera de un trivial desenlace.

 

 

LA BELLA OTERO

 

La foto pertenece a La Bella Otero (recomiendo enfáticamente la lectura del libro de Pedro Orgambide sobre la vida de esta tremenda mujer).

Anuncios