El príncipe de Gales

PODRÁS ESCUCHAR EL POEMA PINCHANDO EN EL NOMBRE MIENTRAS LO LEES.

 

 

El Príncipe de Gales

“treinta huevos, diez pesos”

tiene la nariz roja de cerveza

o de hartura,

el pelo colorado y un tatuaje

en el brazo dormido.

Por eso, lo llamamos

El Príncipe de Gales:

su enorme parecido

con el real tocayo que vive en un palacio

asombra al transeúnte.

Por la mañana pasa

con su grito atorrante:

“treinta huevos, diez pesos”,

porque anuncia los huevos con furgón y parlantes.

Unos huevos caseros que alimentan familias

y abastecen el hambre

de los barrios humildes

y los barrios privados.

¡Qué huevos esos huevos,

amarillos y blancos,

maná de los corderos

del Príncipe de Gales!

El Príncipe de Gales

nos sonríe sin dientes,

envuelve, cobra y vende

“treinta huevos, diez pesos”,

con su porte inefable.

El Príncipe de Gales

domina continentes,

planifica las guerras con su falda elegante

y se ríe con nobles implantes y ortodoncia.

El Príncipe de Gales

se gana su sustento con imperial recaudo:

nieve, llueva o truene,

“treinta huevos, diez pesos”

treinta veces comidos

con una libra y media de esterlinas sin fondos

al Sur desheredado del Príncipe de Gales.

El Príncipe de Gales

no comprende de cuentas,

no sabe Economía,

los bancos no le prestan, pues no los necesita.

El Príncipe de Gales,

el otro, el argentino,

no comprende de cuentos

ni sabe Economía,

los bancos no le prestan, pues no lo necesitan.

El Príncipe de Gales,

changarín, buscavidas,

ofrece huevos grandes

a cuatro la docena.gales y harry

 

El príncipe de Gales y su hijo Harry (el ADN confirmó la paternidad)

 

Anuncios

7 pensamientos en “El príncipe de Gales

    • Gracias Lord. Cuando buscaba una ilustración para este poema me pareció perfecta la que encontré con el hijo. Además, este poema tiene muchos años, fue premonitorio en muchos sentidos, sobre todo porque todavía no había surgido la duda por la paternidad.
      Hoy el precio de los huevos varió con la inflación. 30 huevos $50, en 15 años un 400% más. Cuando pensé la línea final se me ocurrió poner A4 (por el tamaño de la hoja de papel que se utiliza en desmedro del papel oficio o carta que se solía usar y que los desplazó) pero me parecía que -sin perjuicio de que coincidiera con el precio de la docena- era muy rebuscado para el lector y poco claro para quienes lo escucharan en el audio, que subí a Soundcloud como habrás notado.
      Es una sátira y el chiste velado está muy disimulado, pero supongo que se nota para el lector entrenado.
      Hace unos días escribí un sarcasmo (bastante más cruel de lo permisible). Sabemos que el sarcasmo es más cruel que la ironía, pero aún así ameritaba. Pensé que no se iba a entender, que era complicado dado el problema serio que tenemos con la falta de comprensión en Argentina. Por suerte, mi hijo lo festejó, y eso me hizo reafirmar que el dinero que se invierte en educación es el mejor gastado.
      Lu

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s