Archivo | febrero 2017

¡Qué tristeza! ¡Qué tristura!

Podrás escuchar el poema en este enlace.

Presentación del libro Venas al Menudeo en Libertad 8, Madrid.

¡Qué tristeza! ¡Qué tristura!

Escuchá aquí el poema: ¡Qué tristeza! ¡Qué tristura!

¡QUÉ TRISTEZA! ¡QUÉ TRISTURA!

“le ha dolido el dolor dolorazo”
César Vallejo.

¡Qué tristeza! ¡Qué tristura!
¡Qué tristación, qué tristaje!
¿Qué tristísima tristeza
tristará a mi triste triste?
Tristemente tristeando
mi tristología entristece.
¡Qué tristeza!, ¿qué tristazo
tristarará otra vez, mi tris te triste?

De mi libro: Retablo de duelos, publicado por Editorial Dunken.

Anuncios

(como hago cada día) A ramalazos.

Podrás escuchar el poema aquí

 

 

(como hago cada día)

A ramalazos.

Todos los días encuentro

cosas de mí desagradables

y prometo enmendarlas.

(Tengo 60 años y eso nunca sucede)

Hay gente que sufre pesadillas

y las quiere olvidar

o recordar,

según su médico o psicólogo de turno.

Mis pesadillas son reales.

Las padezco.

Inesperadas se filtran obsesivas.

De tan feas me abruman

porque pienso

que ya las descubrieron hace tiempo

quienes viven conmigo: mis fantasmas.

No haré una mención escatológica,

ni orden de prelación a ramalazos.

Dice la RAE:

(pocos textos tan bellos como los diccionarios):

Ramalazo:

Adversidad que sobrecoge y sorprende,

dimanada,  (oh, dimanada)

por lo común,

de una culpa de la que no se sospechaba,

o por causa de alguien.

Mi karma está confeso.

Si me cruzas por ahí,

en cualquier sitio

y no resistes reírteme en la cara,

te ruego discreción

y si puedes, finge disimulo.

georgia-okeaffe-registrada

Basado en la obra registrada de GEORGIA O´KEAFFE.

Los oscuros peones del rey

 

—————————-

LOS OSCUROS PEONES DEL REY

Estoy harto de holocaustos de carneros
y de la grasa de animales cebados
no quiero más sangre
de toros, corderos y chivos.

Primera visión de Isaías.

Oráculos

LOS OSCUROS PEONES DEL REY.

I-

Cuando

desampara el deseo a los peones,

la cuerda que tensa la guitarra del Rey

se rasga

y enmohece la lírica del sordo y compañía,

cuando

se alzan en ejércitos de furia,

perdiendo los papeles en el toque de diana,

cuando el pozo de lobos de la guerra

simula un bache do esconder carneros,

y el magreb y la aurora se confunden

en un horizonte nebuloso

en sombras,

llegan los tiempos del oráculo:

vencerán

los oscuros,

aquellos que ni rastro dejan en la arena,

los tímidos,

los hombres y mujeres de su Alteza y Señoría;

esa peonada jornalera,

harta de holocaustos

nutridos de la humana piel

de los pequeños hermanos,

renegará del Pentágono y sus órbitas terrestres,

y les dará venganza por mano propia.

Construyamos juntos el pesebre

en el Rayo Azul de sus embustes y caprichos.

Lu

Comparto aquí uno de mis primeros poemas.  Ha sido profético en muchos sentidos.

Dice el poeta Luis Ángel Marín Ibáñez en su poema Génesis.

“Los oráculos dejaron de existir
solo quedan los poetas.
La palabra se ha hecho dios
y sobre la página
hay una lucha de la Vida con la Muerte-“anciana

Una foto extraordinaria que encontré en la red. Sé que es de un gran artista pero no tomé su nombre. Si alguien lo sabe, que me diga de quién es.
Gracias a Leo R. (Leonardo Riccieri) del blog  Letras del alma  por decirme quien es la autora de esta tremenda fotografía: Lola Cantos. 

La alondra

La alondra

Una canción que llegó desde lejos, a exaltar el azoramiento del hombre de plata:

Quiero ser una alondra
parida el día del arco iris,
yacer sobre un tigre
en la cuántica ciudad ahogada.

Demando la locura que instala
tu bífido surco añoso
súbitamente adulador,
en la raza de hombres imposibles,
y codicio
anclar sobre tu sombra descubierta,
desnuda de bitácoras.

Quiero ser, ya ves,
turquesa e inviolable,
mientras rizo tu boca con magnolias;
volver envuelta en música
y callando;
pronunciada o silente evocadora
de recuerdos vacíos de matices,
en cruces embriagadas.

Descanse mi garganta que taladra
los pasos de tu piel,
manto de espliego.
Calle la ciénaga.

Ya no oiré el murmullo de lechuzas.
Hoy caigo en la mitad de una pendiente,
fulminada de ardor,
suplementaria.

la-alondra
Ilustración  (con una fotografía de Piercy Shelley).
Lu
Ayer publiqué uno de los poemas de mi libro Acuario Plateado por la Luna  “Teoría de la lluvia” (puede hallarse completo en la red).
Hoy comparto este otro, que tuvo hermoso comentario de uno de los editores más importantes de España.

Teoría de la lluvia

Teoría de la lluvia

                                                                                     a Joaquín Gianuzzi

                                                                                            No me quites tus alas de crisálida.

Tu ala es carpintero
que horada la madera virgen,
cataplasma que alivia dolores,
tabla de multiplicar
los panes y los peces
en un pequeño cofre
de ilusiones.Tus alas son paraguas.
Teoría de la lluvia
con que me protejo
de los malos tiempos.Tus alas son dos espejuelos,
tizones aprisionados;
desde ellos miro al mundo
y lo comprendo;
descubro luz, sonidos y colores
en su mágica garganta.

Tus alas siembran cada noche
semillas en el cielo,
estrellas desnudas,
postales de amor ingenuo.
Son el ojo de la cerradura incomparable
que abre al misterio su puerta
y me llevan a la luna,
dama nívea de fragosa risa,
satélite de mi felicidad

definitiva, concreta y vehemente,
cuando las presiento como si fuera
la primera vez.
 Publicado en el libro Acuario Plateado por la Luna (2005)

sara

Tráfico de influencias

Tráfico de influencias.

 

 

 

 

Le pedí  a Duncan que le dijera a Marlon, que cuando viese a  Susy le recordara a Laura, que  le mande decir a Diego, de mi parte, si fuera tan amable de hacerle saber a Peter que cuando se encuentre con Karina le comente  a su  hermano Gus, que es íntimo amigo tuyo, que te amo y estoy dispuesta a casarme contigo cuando quieras.

Si este humilde tráfico de influencias no funcionara tan aceitadamente como deseo y por una de esas casualidades de la vida no llegara mi mensaje a tiempo, iré la próxima semana a tocar timbre a la puerta de tu casa con la excusa de estar buscando a Yolanda, tu madre, para que apure a Duncan con el objeto de que no retrase mi encomienda porque no soporto la espera de tu respuesta ni un minuto más.

Aquí podrás escuchar el relato

(recién salido del horno)

(pido disculpas por la mala calidad de la lectura, ya que hago estas grabaciones -como siempre. de manera precaria en un teléfono móvil)

carta

Aunque no leas

 

Aunque no leas

Te escribo aunque no leas estas líneas

porque debo decirte algunas cosas.

El tiempo no alcanzó para reproches

muy justos de tu parte.

Fui  ingrata,

un pato del montón,

tal vez, un poco infiel de pensamiento,

una egoísta.

Pero,

quiero contarte y que lo sepas:

Hoy regué las macetas del balcón,

acomodé la ropa al volver de la oficina

y saqué la bolsita de basura

en donde tiré, por costumbre,

el papel que cuelgo con imanes,

que reza como un mantra:

“Al fin, volviste”,

seguido por el nombre que te puse

en la intimidad de nuestro dormitorio.

Mañana, volveré a pegar otro en la heladera,

por si llegás  antes que yo.

Querido mío,

no he cambiado las llaves de la entrada.

Date prisa, por Dios,

y que así sea.

Lu

Recreación a partir de dos  obras  excelentes de:

Margarita Sikorskaia –

Úrsula Tekieli.

 

 

recreación.png

 

 

 

Podrás escuchar en este link el poema.