Resistencias

Me resisto a olvidarlo, a dejarlo ir.

Un sentimiento espera

que su tenacidad y su amor propio

triunfen sobre el rencor

por las cenizas del pasado

y lo único que logra es

extasiarse en la pena-terraplén

y destruirse.

No me lo eches en cara,

soy mujer y vos un cómplice de mis secretos.

La calma llegará a dominar la sinrazón.

¿Sabés que era un gozo querer a un hombre tan etéreo?

No hará falta terapia

para emerger de estos escombros.

Antes, me secaré ¡en vano! como una planta en otoño;

luego me retiraré a la montaña negra,

escabrosa morada de los solitarios.

Negar la eternidad del amor

es tan falso como asegurar

que esta noche no despertaré

pensando en otro abrazo.

Debo admitir, que tenías razón.

Ser ateo es estéril,

no soluciona el problema de la trascendencia,

el misterio de la humanidad,

solo lo descarta.

Es vanidoso ser nihilista,

un rebujo más de los que nunca

construyen una historia;

un cinismo de intelectuales

que se exasperan

por perecer, en lugar de morir

en paz con sus muertos.

Tampoco pretendo una religión,

un postrero refugio a la megalomanía

de las formas o sus ideas arquetípicas.

Sin comprenderlo me crucé un día con la Belleza,

¿fin y principio?

Too much(o) Plato!

Mi discurso es el de quien quiso poder

contra la humana naturaleza.

Yo no quise aceptar verdades sometidas

y llantos perecederos.

¿Cómo es esa mujer que se atreve

a enfrentarse desde el zócalo

a los pilares de la tierra,

empecinada en seguir amando lo imposible

y, después,  desaparece con su obra?

¿Quién subyace debajo de mí misma?

Nadie. Nada.

Ni mi obstinada fantasía

que insiste en avanzar entre las olas,

podrán revelar el porqué

de esta identidad perezosa para el cambio

.mariana-palova-sea-voice                                                              Pavlova

2 pensamientos en “Resistencias

  1. Es un profundo dialogo. Contigo misma? Y también el instantaneo retrato de un momento determinado, que será distinto al de ayer y diferente al de un mañana impredecible. Cambiamos y a veces a nuestro pesar o en contra de la voluntad. Un beso Lucía.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.