Nuevos poemas

1.-

El poder de la ciencia colapsa cada vez

que tú y yo quedamos para encontrarnos

en la casa del adulterio.

Mi boca lleva puesto el candado

de la discreción

edificada sobre la roca indemne.

Sueños compartidos al azar.

Donde estén nuestros cuerpos abrazados

ahí se juntarán los buitres escogidos

y harán nido.

No mienten los relámpagos

que acribillan con su resplandor

e iluminan nuestra cueva

con las huestes de su llamarada

como una revolución ministerial.

2.-

Todo los que nos ocurre

sucede para siempre.

El velo que recubre nuestros rostros

parece una carta de recomendación

que nos niega y nos protege.

Cuando los hombres primitivos

creían que la tierra era el centro del universo,

yo soñaba con un sexo dorado.

El séptimo día Dios descansó

para que nosotras fuéramos

la tentación del paraíso,

y nos dejó clavado el aguijón

de las revelaciones celestes.

3.-

Mi amante me busca,

oye el rumor de mis pasos silentes,

me alborota

con el delirio de su imaginación.

Mi amante, con su espíritu sublime,

me ha dado más de lo que tuve

tras su fuga primeriza,

la única vez que

nos acostamos al pie de una montaña

con musgo y humedades titubeantes.

Escondidas como búhos en la noche

las divinidades oscilan

entre la dicha y el desvanecimiento,

como si esa misma sustancia

nos dictase la trama indisoluble:

El jardín de las delicias.

4.-

Todo cuanto existe en el cielo y en la tierra,

en el más allá, en los negros agujeros

de ondas gravitacionales,

el fin de lo creado, sus volutas,

nos distrae del buen camino del amor entero.

Cuando fui un abejaruco pequeño

los apóstoles del orden me arrestaron.

Mordí mi humillación por ser distinta.

Cuando mi amado arribó

los metió presos.

Mi padre nunca quiso admitir su omnipresencia.

La espuma rojiza de su furia,

liquida las deudas

de mi incierto futuro en libertad.

5.-

“Porque mientras cantaba

le salió de la boca 

un ratón colorado”,

respondió Fausto a Mefistóteles,

Inevitable recuerdo de mi viejo,

cantando, desafinando,

confundiendo sus ratones

con los del mismo diablo de Goethe.

Satanás con su eterna misericordia

no le pidió permiso

para sacudir el trigo de su astucia.

Otros recogieron su siembra,

mas los granos cayeron en las áridas tierras

que sienten asco por el pan

que alimenta a los muertos,

muy a pesar suyo.

Lo que sucederá entre las deidades

no puedo sospecharlo

con mi pobre estructura

que solo sabe cantar himnos a la aurora,

esperando las cenizas

de una ciudad poblada de insomnio.

Aquí podrás escuchar el poema: Mi amante

Anuncios

3 pensamientos en “Nuevos poemas

  1. ¿Yo te bloqueé en twitter? NOoooooooooooooo. Sucede que los servicios entran y salen como pancho por su casa en mis cuentas y, la verdad, ya no sé qué hacer al respecto.

    Te pido disculpas. No sé cómo se desbloqueará. Porque bloqueé a nadie en esa red, que tiene un mínimo impacto social y que solo uso para comunicarme con algunos medios, que hacen como si no leyeran lo que les escribo.

    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Por cierto, tiene que ser muy grande mi delito para que me hayas bloqueado en Twitter, sobre todo teniendo en cuenta que es una red social que apenas uso.

    Me gusta

    • ¿Yo te bloqueé en twitter? NOoooooooooooooo. Sucede que los servicios entran y salen como pancho por su casa en mis cuentas y, la verdad, ya no sé qué hacer al respecto.

      Te pido disculpas. No sé cómo se desbloqueará. Porque bloqueé a nadie en esa red, que tiene un mínimo impacto social y que solo uso para comunicarme con algunos medios, que hacen como si no leyeran lo que les escribo.

      Un abrazo.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.