Anfifaces y fotografías (del libro Venas al menudeo)

Antifaces y fotografías

Un antifaz que se embadurna,

obsesivo gesto de amor

que atraviesa fronteras y desmontes,

habla solo de fe por los responsos

y absurdas paparruchas similares.

Esconder soledades es su oficio.

¿Es prematuro afirmar  que un buen rimmel,

un lápiz labial de calidad y

unos zapatos nuevos con tacones altísimos

no te harán conocer al hombre de tus sueños?

¿Importa acaso la mirada

de quien te refleja en un espejo trepidante

y cuenta las anchas canoas que navegan por tu rostro

de ásperas escarpas y acantilados desiguales?

Nuestros ancestros coincidieron

en que envejecer es la más difícil de las empresas humanas.

No canses a la Vida y quítate de en medio.

Las fotografías mentales

son peores que las digitales de un aficionado

que improvisa posturas para chicas

quinceañeras, del álbum cuyas páginas

no volverán a repetirse.