Amor y Senectud (Gallito Ciego)

Cuando espero al Amor en los pasillos
la buida Senectud se queda tiesa,
y al ver llegar al Hombre por sorpresa
prepara el camisón y los anillos.

Como vieja señora de corrillos,
espía ensimismada si me besa,
cual una niña tierna e inconfesa
pinta campos y ríos amarillos.

Sueña verme madura aquella dama,
ignorando que soy mono de fuego
del horóscopo chino, y en la cama

recuerdo que la edad es solo un juego
que inventaron los necios de proclama
que pierden su pasión al gallo ciego.

Anuncios